sin derecho de gracia

Sobre identidad sexual y clasificaciones (3) Brujas, enfermeras y prostitutas

Publicado: 2011-09-03

¿Qué es una bruja? Aunque sorprendentes, la pregunta y la respuesta son muy esclarecedoras al momento de analizar la posición social y simbólica de la mujer... una clasificación sociocultural a partir de la identidad sexual.

Una bruja es una mujer de una cierta edad que no se ha casado.

No es la mujer de alguien,  no está dominada y no es propiedad de su marido. El código civil creado por Napoleón, y exportado y copiado en el mundo entero , nos decía que la mujer era la propiedad de su hombre : en Francia ellas sólo pudieron votar a partir de 1944 y necesitaban la autorización del marido para trabajar y abrir una cuenta bancaria, es decir que no eran  adultas.

Una bruja es una mujer de una cierta edad que no se ha casado y que no ha entrado al convento.

No solamente no pertenece a los hombres pero tampoco pertenece a Díos. Es una "vielle fille" (una niña vieja), seguramente fea y de poca fe. No sirve a Díos y no sirve a los hombres ¿entonces para qué sirve?

Es una mujer sin Díos ni amo, es una mujer que se vale por sí misma, autónoma e independiente. Es una bruja !!! Seguramente es repugnante, se acuesta y es poseída por el diablo. Es, para mí, una anarquista.

Pero una mujer así es impensable, es algo inconcebible : existe una verdadera barrera epistemológica al pensar algo así. En verdad, es inimaginable. Por eso es una bruja, porque la mujer, por ser mujer, tiene que estar en casa con su marido e ir católicamente a misa para expiar sus pecados ... sino no es mujer.

¿Será por eso que los hombres temen a las brujas?

Y es que los hombres temen a las mujeres, a su libertad, a su liberación :

La ética médica que se suplantó a la moral cristiana en el siglo XIX mantuvo esa concepción de la mujer. Por ejemplo Charcot y Freud argumentaban que la mujer era histérica por naturaleza (hoy sabemos que existe también la histeria masculina). La cosa era facilísima, eran histéricas porque tenían un utero. De hecho ambas palabras, histeria y utero, tienen la misma etimología griega  : "hystera". El vientre de las mujeres (lo visceral) se imponía ante su cabeza, lo racional.

La mujeres, histéricas, alocadas, descontroladas, irregulares tendrían entonces que ser controladas, manejadas, equilibradas por un hombre, el marido, el cura, o el médico... porque el hombre es racional, plácido, equilibrado y regulado...

... hasta en el sexo el hombre es alguien regulado, controlado, tiene una sexualidad terminada y "finita" : hace el amor (o folla) y se acabó. La mujer, ella, es multiorgásmica, su sexo no es visible (a diferencia del pene), su sexualidad es más poderosa e "infinita" . Por ello es necesario controlarla... porque está fuera de control y que sin lugar a duda es más poderosa.

Así el control de las mujeres es una constante en la moral cristiana y médica.

Es más, cuando las mujeres comenzaron a trabajar de enfermeras (1) diputados franceses de la tercera República se opusieron al remplazo de la monjas por las nuevas enfermeras, porque de seguro estas últimas debían ser unas "prostitutas" : Un mujer que hacía estudios de enfermera, que trabajaba como tal, que era autosuficiente (en vez de buscar marido), era en ése entonces una aberración social. (Véase el libro Sacré Médecine de Raphaël Liogier)

De la misma manera la moral judeocristiana nos enseñó el odio y la detestación de la mujer. La primera, Eva, nos condujo al pecado y al destierro. Una mirada hermenéutica de lo que narran nuestros mitos y libros sagrados, las primeras escrituras, como algunos dicen, es reveladora . El filósofo francés, Michel Onfray, analiza ese mito primordial y primitivo como el odio de la libertad algo propio de la religiosidad cristiana.

El odio a la mujer es el odio de la libertad... porque ella eligió, ella (y no él) escogió comer la fruta del árbol del conocimiento. Y el conocimiento es poder.

Mujer libre, mujer infinita ¿cuándo pediremos a nuestras mujeres (perdón por el adjetivo posesivo) que sean brujas?

Detrás de la "identidad sexual" se halla más que un debate, se halla también un gran combate...

(1) Quiero decir como profesionales y ya no como monjas que hacían de enfermeras. El estudio y luego trabajo de enfermera como se sabe fue una de las primeras incursión de las mujeres en el mundo laboral y profesional.


Escrito por

efabrizio

Descabellado filósofo nietzscheano, árduo lector de Schopenhauer y transhumanista en mis tiempos de ocio, soy un estudiante en ciencias políticas, apasionado de filosofía y antropología, siempre al tanto de los aconteceres internacionales... en especial si c


Publicado en

Caminante no hay camino

Otro sitio más de Lamula.pe