sin derecho de gracia

Sobre sexo, identidad y clasificaciones (1)

Publicado: 2011-09-01

Es mi primer artículo aquí, disfrútenlo.

Es un hecho, todo lo que concierne al sexo nos fascina y nos escandaliza : esto lo ejemplariza muy bien Dominique Strauss Kahn (ex-director del FMI), ayer el tipo era un seductor francés, un amante acreditado, un galante con diploma, y luego de su "encontrón" con Nafissatou Diallo se convirtió en una bestia lúbrica, en un "enfermo mental" que no controla ni sus pulsiones ni sus bajos instintos (dixit un ministro francés). Y a pesar de que haya salido  libre y disculpado de este "affaire" aún le esperan otros en Francia. DSK se ganó un lugar en el infierno de los adictos al sexo. Es un sátiro.

Al menos con él la cosa queda clara, no tendría ningún sentido cuestionarse sobre su identidad sexual : él, es un hombre, un macho, tal vez también un predador... es hombre de verdad, un machote.

No obstante, no siempre es tan fácil acertar con la identidad sexual de alguien, y menos aún aceptarla... sobre todo en un país tan conservador y reaccionario como el nuestro. Y aunque nos sorprenda aún es igual en el viejo continente.

Lo que sucede, es que parlamentarios franceses de la derecha pidieron al ministro de educación y también al gobierno (del mismo color político) que retirasen libros escolares que tocaban el tema de la sexualidad. Estos parlamentarios, heraldos de la buena moral y caballeros de la rectitud, se alzarón en contra de la "teoría del género", que según ellos no pasa de ser una "teoría fiolosófica y sociológica" sin fundamentos científicos... Y es que ellos tienen a la sacro-santa ciencia de su lado, y la Razón Científica (y divina) les dice que un hombre es un hombre y una mujer es una mujer. Basta, el cuentos se acabó, punto final.

Pero no, el cuento no se acabó, al contrario es el de nunca acabar.

Si no ¿qué son entonces los homosexuales, los bisexuales, los transexuales? ¿Acaso son una aberración de la naturaleza, una perversión del demonio (¿Satán es homosexual?)?

Detrás de todo esto lo que está en juego, "el enjeu", es un asunto de definición : Y no solamente para saber qué es la identidad sexual, sino también para diferenciarla de las orientaciones sexuales (lo que los parlamentarios franceses no hacen), y además para reflexionar lo que implica socialmente las clasificaciones que realizamos en función de la identidad sexual que damos a un persona. Expliquémonos.

La identidad sexual es más compleja que la identidad sexuada (no sé si este término existe en castellano). Esta última es nuestra identidad anatómica, biológica, genética y hasta antropológica : uno nace macho o hembra, con un sexo de hombre o de mujer... y aunque una operación pueda cambiarlo esto seguirá genéticamente escrito (la historia de los cromosomas X e Y). Sin embargo, no por haber nacido macho es que uno sea masculino. Y es que la identidad sexual (y no la sexuada) es un construcción sociocultural.

Sin ser un sucio "culturalista" (exageradamente : que todo es cultura y que todo lo cultural se vale) no está de más  resaltar que el ser humano es el producto de una biografía, de interacciones entre lo biológico y lo cultural, y que la posibilidad de escoger es consubstancial a su definición como ser humano. Edificar cada uno una identidad sexual de acuerdo a sus sentimientos y convicciones debería ser un derecho inalienable.

Otra cosa es la orientación sexual, que es la forma de practicar, la manera de vivir la sexualidad : se puede tener una vida sexual homosexual, heterosexual, bisexual, transexual, o qué se yo ! ... En otras palabras uno puede ser bien machito siendo homosexual, aunque resulte díficil de creer.

Todos los homosexuales no son unas locas con pluma, con voz de mujer y/o amanerados; todas las homosexuales  nos son camioneras o feministas mal folladas... a pesar que nuestra televisión hedionda nos asevere lo contrario : el "famoso" Claudio de la serie/telenovela Al fondo hay sitio es el prototipo del homosexual loca (sic), del desviado que ha cruzado la acera y ahora juega con el otro equipo, qué imagen tan errónea e insultante... y que para algunos resulta cómica

En nuestros tiempos ser homosexual ya no es un desvio o una degeneración (hay quienes decían que la civilización y el mundo se extinguirían por culpas de los homosexuales, qué les caiga la Inquisición), menos aún una enfermedad. Sin embargo, todavía existe homofobía y peor aún reticencias al momento de pensar la diferencia y el otro (el que no es nosotros pero se nos parece). Y para pensar la diferencia y el otro, en este caso las identidades sexuales, es necesario usar términos correctos y no una definiciones aproximativas...

... porque como decía el bueno de B. E. las clasificaciones y definiciones están en el centro del debate y del combate... político.

Esto continuará...


Escrito por

efabrizio

Descabellado filósofo nietzscheano, árduo lector de Schopenhauer y transhumanista en mis tiempos de ocio, soy un estudiante en ciencias políticas, apasionado de filosofía y antropología, siempre al tanto de los aconteceres internacionales... en especial si c


Publicado en

Caminante no hay camino

Otro sitio más de Lamula.pe